Connect
To Top

Mujer de 96 años vende su casa después de 70 años: lo que los compradores encontraron dentro los dejó sin palabras

Si alguna vez necesitó una prueba de que no debería juzgar un libro por su portada, esta historia podría ser para usted. Hoy vamos a debelar el secreto detrás de la casa que se ha puesto a la venta de una mujer de 96 años ubicada en el oeste de Toronto. Desde el exterior, no podría diferenciarle de ninguna propiedad común y corriente. Y si tuviera que comprarla sabiendo que una mujer mayor la ha poseído durante más de setenta años, podría verse tentado a llamar a un equipo de remodelación. Una vez que entre por el umbral de la puerta principal, se encontrará perdido en una belleza clásica que seguramente le sorprenderá.

Una casa como ninguna otra

El increíble secreto que esconden las paredes de esta casa>>

Carla y Gladys Spizzirri son dos agentes inmobiliarias que ya habían visto la cantidad suficiente de hogares durante su horario. Así que cuando recibieron la llamada para visitar 148 Jane Street, no tenían ninguna expectativa sobre lo que encontrarían. La casa no parecía ser nada fuera de lo común y probablemente tenía un seguro como cualquier otra. Una vez que Joyce, la anciana que vivía allí, llamó a Carla y Gladys para hacer un avaluó a su hogar, esa ideología de mente cerrada pronto se disiparía de sus mentes

El dúo de hermanas

Las dos hermanas encargadas de vender la propiedad fueron Carla y Gladys. Cuando se trataba de negociar una casa, definitivamente tenían experiencia y sabían exactamente cómo hacer una buena venta. Juntas eran una fuerza formidable que parecía intentar dominar la industria de bienes raíces, al menos eso fue hasta que recibieron la llamada de una anciana en 148 Jane Street. Nada podría haberlas preparado para lo que se escondía dentro de las paredes de esta casa aparentemente normal.

Una actitud vacilante

Carla estaba en la oficina un día cuando sonó el teléfono, nada extraño hasta ese momento, dado el éxito que ambas hermanas habían cosechado a lo largo de los años. En el otro extremo de la conversación había una mujer un poco cansada y vacilante llamada Joyce. En este punto, ella era simplemente otra vendedora potencial para Carla y le aseguró que obtendría el mejor precio por su propiedad. Carla no esperaba una casa de lujo o una mansión y después de que Joyce reveló su edad pensó en lo peor.

More in Inspiration

You must be logged in to post a comment Login